EXPERIENCIAS

TESTIMONIOS

  • JUAN MANUEL ALVAREZ REDONDO, Madrid

    Un jueves de enero, me detecté algo extraño en los testículos y empecé a sentir pánico. Al lunes siguiente fuí a revisión, y llamé a mi madre tratando de contener las lágrimas, cuando le dije que tenía cáncer. A la mañana siguiente vi al urólogo y programó la cirugía para tan sólo una semana después del diagnóstico. Ya me habían sacado los marcadores tumorales y eran normales, una buena señal. Me estuve informando página tras página sobre la enfermedad para conocer lo máximo posible. Llore muchas veces, sobre todo en silencio, cuando mi familia dormía. La cirugía fue mejor de lo que esperaba y días más tarde, me hicieron muchas más pruebas. Ese fue el día más difícil hasta el momento, a pesar de que los escaneos estaban limpios y eso significaba un mejor pronóstico.

    Mi cirujano me dijo todo ha ido muy bien , ya estás libre de tu cáncer. Sólo para estar seguro, pedí una segunda opinión a otro médico y él confirmó todo. Ese fue el primer día de toda esta historia, me dieron un alivio. A pesar de los dolores, 10 días después ya estaba trabajando.

    Sólo por prevención me dieron 3 sesiones de quimio. Siempre presumí ante mis amigos de mi pelazo y ahora posiblemente podría perderlo. Fue entonces cuando pedí ayuda a mis amigos y uno de ellos me comentó que había oído de un tratamiento para evitar la caída del pelo por quimioterapia.

    Me sometí a ese tratamiento y mantuve todo mi pelo. Hoy en día me siento muy bien, estoy libre de cáncer y probablemente más saludable que nunca. Doble alegría, sigo presumiendo de pelazo.

  • MARIA MAR ESPRONCEDA SÁNCHEZ, Toledo

    Recuerdo el cáncer como una tortura. El pezón se estaba deformando; meses antes me había hecho una mamografía en la que no se veía nada, pero no me quedé tranquila . Entonces empezó un calvario difícil de explicar. Sólo puedo decir que no le deseo esto ni a mi peor enemigo. Es una tortura física y psicológica. 

    Quería erradicarlo por completo, tenía que luchar con todas mis fuerzas por mis pequeños, cuenta. No quería que ellos supieran que mamá podría abandonarlos, que estaba enferma. Le pregunté a mi oncólogo si se me caería el pelo y me dijo: seguramente, pero eso es lo de menos, vuelve a crecer y yo pensé: es un símbolo que hace que los demás te vean como una enferma de cáncer ,¿cómo les explico esto a mis niños cuando me vean así, sin pelo?,  en el colegio seguro que les dirán algo sobre la enfermedad de su madre. Dos días después saliendo del laboratorio del hospital se acercó una muchachita joven y me dio un folleto, que ni miré en ese momento, instintivamente lo guardé en mi bolso. Cuando llegué a casa busqué en mi bolso mi móvil y lo ví. Algo se iluminó en mí cuando me enteré que había una solución para mi pelo y me dije: si funciona mis niños no se enterarán que estoy tan enferma. Reconozco que hubo momentos en los que estuve a punto de rendirme. Estaba tan mal tras la quimio que todo me daba igual. Hasta llegué a pensar que se acabara todo, porque no podía más. 

    Pero el ser humano aguanta hasta extremos que no conoce. Al final transité este duro camino sin dejar de ser yo misma. Pasó el tratamiento, y ahora tengo otra vez una vida normal, a mis hijos, que nunca se enteraron de la enfermedad de mamá, me divierto con ellos y no quiero pensar en el cáncer. 

  • ALBERTO MARTINEZ

    Soy Alberto Martínez, un chico joven de 27 años que el año pasado a principios de Abril 2016 fue diagnosticado de un cáncer de testículo. Llevaba cerca de un mes con un cambio de consistencia en el órgano cuando a finales de Marzo me salió un bulto del tamaño de un nudillo, y rápidamente acudí varias veces a urgencias hasta que se dio con el tumor maligno seminoma puro de Estadio I. Me confirmaron al día siguiente del diagnóstico que tenía pinta de que se había pillado muy a tiempo, y que no obstante quedaban pruebas por hacer de saber si se había expandido o no y del tipo de tumor con el que nos encontrábamos.
     
    En una semana después del diagnóstico me confirmaron que mis marcadores eran negativos y que mi operación sería al día siguiente, una semana y poco después del diagnóstico. Después del éxito de la operación se me confirmó el tipo de tumor tras la biopsia y la necesidad de ponerme a tratamiento para evitar posibles complicaciones linfáticas en un futuro. La quimioterapia que recibí fueron dos ciclos de carboplatino (quimio muy alopécica) de 4horas cada ciclo separados en 3 semanas para tener las defensas preparadas.
     
    Una vez recibido el parte del tratamiento me puse en contacto con oncoalopex para ponerme el tratamiento del gorro hipotérmico. Y tras el primer el ciclo no noté ningún cambio en el pelo; en el segundo noté un poco más de caída pero nada significativa. Yo seguía luciendo mi corte de pelo y con los cuidados recomendados, nadie se podía dar cuenta de que había recibido tratamiento de un platino muy alopécico.
     
    En definitiva, todo salió bien y en ningún momento cambio mi aspecto de cabellera por lo que me ayudó a pasar el trago de una manera más agridulce.

  • ELISA MARTINEZ PINO

    Elisa hace tiempo que recuperó su vida y su trabajo. Pero las cosas no han vuelto a ser igual porque yo he cambiado, aunque físicamente no demasiado gracias al tratamiento para la alopecia que utilicé durante la quimioterapia. Y es verdad que al no verme calva frente al espejo, esto me ayudó a estar más en positivo. 

    A veces me preguntan si el cáncer me ha hecho mejor. Yo creo que te hace mejor cualquier dificultad. Es muy sano ver la vida desde otro lugar, y eso hace la enfermedad, ponerte en un lugar que no habías imaginado. Te cambia. Personalmente, aprendí a desechar cosas y a fortalecer las que te importan, olvido lo que no me interesa y lo que me agrede.



NOTICIAS

Agradecemos a los medios su labor periodística por el reconocimiento hacia nuestro trabajo y saber hacer.
Si usted -periodista- está interesado en mayor información para la realización de su reportaje puede ponerse en contacto y solicitar nuestro dossier de prensa en: info@oncoalopex.com

  • ONCOALOPEX

    - LA RAZON : ALOPECIA Y QUIMIOTERAPIA

    11.04.2015

  • ONCOALOPEX

    - EL UNIVERSAL (COLOMBIA): GORRO REFRIGERANTE

    02.07.2013

  • ONCOALOPEX

    - EL NUEVO HERALD: GORROS REFRIGERANTES

    25.04.2016

  • ONCOALOPEX

    - INNOVATICIAS.COM: ALOPECIA INDUCIDA POR QUIMIOTERAPIA

    22.12.2012

  • ONCOALOPEX

    - AGENCIA EFE: SISTEMA DE HIPOTERMIA

    19.10.2012